Fatalismos

FATALISMOS

OPINIÓN. Galicia Hoxe. 9 de septiembre de 2009

¿Conocen el cuento “Buitres” de Kafka?. Dice así: “Érase un buitre que me picoteaba los pies. Ya había desgarrado los zapatos y las medias y ahora me picoteaba los pies. Siempre tiraba un picotazo, volaba en círculos inquietos alrededor y luego proseguía la obra. Pasó un señor, nos miró un rato y me preguntó por qué toleraba yo al buitre.-Estoy indefenso -le dije- vino y empezó a picotearme, yo lo quise espantar y hasta pensé torcerle el pescuezo, pero estos animales son muy fuertes y quería saltarme a la cara. Preferí sacrificar los pies: ahora están casi hechos pedazos. -No se deje atormentar -dijo el señor-, un tiro y el buitre se acabó. -¿Le parece? -pregunté- ¿quiere encargarse del asunto? -Encantado -dijo el señor- ; no tengo más que ir a casa a buscar el fusil, ¿Puede usted esperar media hora más?- No sé -le respondí, y por un instante me quedé rígido de dolor; después añadí -: por favor, pruebe de todos modos.-Bueno- dijo el señor- , voy a apurarme.El buitre había escuchado tranquilamente nuestro diálogo y había dejado errar la mirada entre el señor y yo. Ahora vi que había comprendido todo: voló un poco, retrocedió para lograr el ímpetu necesario y como un atleta que arroja la jabalina encajó el pico en mi boca, profundamente. Al caer de espaldas sentí como una liberación; que en mi sangre, que colmaba todas las profundidades y que inundaba todas las riberas, el buitre irreparablemente se ahogaba.”

Lo recuperé -el cuento- al conocer que en el mundo real, sobrevolando los países empobrecidos y endeudados injustamente, existe un mecanismo de enriquecimiento conocido como fondos buitres. A saber, fondos de inversión privados que compran una parte de las deudas de países en desarrollo con otro país o con alguna entidad financiera, para después obligarlos judicialmente a reembolsarlos, añadiendo al importe inicial de la deuda, los intereses, sanciones y gastos judiciales. Es el caso de Perú que se vio obligado, por una decisión del Tribunal de apelación de Nueva York, a pagar 58 millones de dólares a los inversionistas de Elliot Associates por una deuda que compraron por sólo 11 millones de dólares. Y así sumen ejemplos hasta los 2.000 millones de dólares que se calculan han sido deglutidos por estos carroñeros.

Existen campañas que advierten de esta situación y que exigen medidas legislativas para la prohibición de estos fondos, pero no nos queda media hora.

Gustavo Duch Guillot-

https://gustavoduch.wordpress.com/

2 comentarios en “Fatalismos

  1. Me ha encantado todo lo que escribes. Muchísimo… Eduard estivill (con el que he escrito el libro de ¡a jugar!, me ha enviado un artículo tuyo.
    No sé como hacer para seguir este blog, porque esto es un blog ¿no?

    gracias por decir cosas tan valiosas, mi blog es más poético pero también es pura vida…

    un abrazo enorme

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s