La creación del habla

Revista Altermundo, noviembre 2009

Una llamada desconocida les puso en marcha. Llegaron de todos los mundos invisibles, de los campamentos sintierra, de ciudades de plásticos y guardianes con casco y de aldeas diminutas. Y llegaron a miles. Mujeres de derechos usurpados, campesinos desalojados, obreros maniatados, maquileras y maquileros…

Reunidos sus rostros frente a frente descubrieron un lenguaje común. Un abecedario universal con el que enfrentarse, organizarse y gritar. Como un alud les arrolló una sabiduría colectiva que les permitió una inmediata y mágica comunicación. De boca en boca volaban nuevas palabras precisas y exactas, con sus mejores matices, redactando un nuevo diccionario de revolución colectiva: el silencio.

Un silencio que enmudecía con su expresividad cualquier otra forma de comunicación. Un silencio para oírse en Palacios, Cumbres, Instituciones y allá donde su dignidad debiera estar presente.

Porque las verdades no requieren declaraciones.

Porque las razones ya están escritas en sus ojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s