A la sombra de la ceiba

Galicia Hoxe. Gustavo Duch. 14 de septiembre de 2010

«A la sombra de la ceiba – canta Amparo Sánchez en su primer trabajo en solitario- nada malo me puede pasar». Nos lo dice desde el desierto de Tucson, en esa Arizona fronteriza, que tuvo mal dormir y se despertó racista: políticamente racista. Todo lo rumiarán para hacer imposible la presencia de gentes que no sean las suyas y replican leyes del Apartheid.

Dicen que los policías te reconocen culpable por tus ropas o colores, dicen que el rio Bravo baja cada más peligroso, dicen que contratan verdugos para talar ceibas en las que resguardarse.

En su interior, o en el camino hacia el sueño del Imperio, miles de campesinas y campesinos latinos, víctimas de un sistema alimentario global que los destierra (les roban sus tierras y sus medios de vida), extravían familias, son esclavizados en cuerpo y alma, y demasiadas veces, les quitan la vida. «Antes éramos pobres pero teníamos que comer, ahora somos más pobres y además tenemos que comprar la comida» explican los pizcadores de chile en las industrias agrícolas, donde muchas niñas y niños estrenan uniformes laborales. «Tus ojos de niño son rebeldía y dignidad, tus pies descalzos son, mi dolor y mi verdad», continua Amparo.

Pero para alimentar al mundo no necesitamos agroindustrias superproductoras. Ellas generan hambre y destruyen naturaleza. Hay que desbancar la competencia y los codazos para dejar paso a otras fórmulas ecológicas y solidarias. Las organizaciones del estado español que confían en otro modelo, se encontrarán los próximos 8,9 y 10 de octubre en el Foro por un Mundo Rural Vivo, en la Serranía de Ronda, para hacer dos cosas: primero pensar y segundo repensar, como hacer posibles estas alternativas.

El mundo del progreso, de las grandes urbes, de la modernidad y la robótica, comparte planeta con un mundo rural y campesino que vive en sociedades artesanales ligadas a la agricultura y a la pesca, y es responsable de darle de beber, de comer, de oxigenarlo, de moverlo. Aunque nada de esto parece importar, y por ello se requiere con urgencia la movilización de estas organizaciones y conseguir su presencia en los espacios de decisión.

En Cortes de la Frontera, a la sombra de unos alcornocales –con Amparo en directo- algo bueno puede pasar. ¿Quieren venir? El plato está sobre la mesa: www.soberaniaalimentaria.info

 

Un comentario en “A la sombra de la ceiba

  1. Me entristece que el espíritu aún ligado a los tiempos de la madre naturaleza sea “aspirado” por el tubo mecánico que nos convierte en una madeja de hilo electrizado…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s