Alfabeto andante

Galicia Hoxe. Gustavo Duch. 2 de marzo de 2011

Luis es el Gerente de la ‘Biblioteca Rural Itinerante de Colombia’, encargada de suministrar lecturas a las niñas y niños de los poblados más extraviados, menos queridos, más ignorados… Por casi todos menos por su Servicio, público y gratuito, que con palabras escritas o recitadas sustituye de esas pequeñas retinas, asesinatos, desaparecidos, mutilados y tantas violencias que ahí se dieron (y se dan), por duendes entrometidos, aventureros voladores o por ballenas en el fin del mundo.

Aunque el propósito es grande, la empresa es chiquita, y entre Luis y sus dos únicos socios –  incondicionales pero un poco testarudos- se tienen que encargar de todo. A Luis se le encomienda la selección de los libros y –con sus ojos decidores-  la lectura teatralizada de los cuentos a la muchachada que le rodea, sentados  bajo los árboles gigantes de esas tierras. Sus socios, dos burros, asnos o pollinos, cargando los libros en sus alforjas  son los responsables de Logística y Transporte. Con los rebuznos al llegar a cada pueblo, se transforman en el Departamento de Publicidad y Marketing, pues de todo tiene la Biblioteca.

La burra se llama Alfa y el burro se llama Beto. Alfa y Beto son la primera bibiloteca móvil que no contamina,  que fertiliza los campos y siembra imaginación en niñas y niños.

La mamá de Luis, le pregunta «y tu hijo, de donde sacaste esta idea de andar con burros y libros». –De la mente, madre, y necesitamos generaciones con mucha mente crítica, y mucha imaginación. Y como dicen que leer empuja la mente, pues yo hago mi parte.

Cuando oyen llegar a Alfa y Beto, todos salen corriendo de sus casas… ¡llega la  Biblioburro!- exclaman felices, mientras acarician y miman a estos burros intelectuales. Al rato, bajo los cañizales del techo de la escuela ya están todos los niños en sus bancos. -Cierren los ojos, les pide Luis, mientras Alfa y Beto descansan y repostan combustible. Y empieza la narración de una nueva historia, que cada niño sin ver, la piensa en colores diferentes y en paisajes únicos.

– Y colorin colorado, acaba Luis, este cuento se ha acabado. Ya pueden abrir los ojos. Y díganme, ¿saben que máquina es esa que en sus cabezas se puso en marcha?

-Sí, Luis, eso fue la imaginación, le responden entre risas.


3 comentarios en “Alfabeto andante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s