Cuidado, llega una revolución

Revista Integral. Gustavo Duch. Marzo 2011

Desde muchos lugares del planeta están llegando informaciones coincidentes en una misma dirección: parece que se están moviendo piezas para generar un cambio muy drástico en el modelo agrícola actual. Si eso prospera muchas cosas se alterarán, se desorganizarán, pudiendo ser el principio de una revolución en este terreno, mucho más trascendental que aquella llamada ‘revolución verde’. Así que todas aquellas personas que estemos preocupadas por el planeta y su supervivencia –que es la nuestra-, tendremos que estar atentas. Se ruega levanten las antenas y circulen la información que puedan recibir. Más que nunca hemos de saber qué se trama.

Las primeras noticias a las que yo he tenido acceso hablan de una agricultura que produce más comida por hectárea que la agricultura industrial, que tanto nos está alimentado. ¿Será posible aumentar esos índices? Si así fuera, tendríamos un asombroso efecto: podría significar mayor autosuficiencia y mejores ingresos para las familias, pueblos y países que practiquen esta renovada agricultura, lo que llevaría a la ruina o la casi desaparición de las corporaciones de la alimentación. Las pocas y grandes empresas que se han mantenido en los primeros puestos de venta (y control) de las semillas, genética animal, fertilizantes, pesticidas… no podrán competir contra un agricultura que –dicen- es funcional con semillas autóctonas y tradicionales, recuperando y revalorizando razas autóctonas más fuertes y rústicas, que no utiliza química para sus labores y, ¡magia potagia! no depende del petróleo.

Se ha filtrado también que detrás de esta agricultura están las y los pequeños campesinos. Que son ellas y ellos los impulsores, pero como bichos raros que son, no tienen problema alguno en compartir, enseñar y ceder su saber. Es decir, puede ser [y será], el fin de una hegemonía que tiene sedes y poltronas en las universidades, en las escuelas técnicas o en los institutos de investigación.

Algunas prestigiosas organizaciones especializadas en analizar los impactos de la agricultura, pesca, ganadería…en fin, todo el sistema alimentario actual, -de escondidas o disimulando- han analizado esta forma de producir y distribuir alimentos, llegando a dos conclusiones, de nuevo, colosales. Por un lado han corroborado que  «mientras el modelo alimentario global actual es responsable de más de la mitad de emisiones de CO2 que asfixian la atmósfera», ésta otra se maneja con métodos y procesos capaces de almacenar más CO2 del que emiten. Vamos, una agricultura, que abre las ventanas y enfría el planeta además de ser mucho más adaptable a los venideros cambios climáticos.

Y por otro, han podido estudiar que al igual que la agricultura industrial o convencional con sus excesos químicos, hormonales y artimañas varías, tiene efectos preocupantes sobre la salud de quienes trabajan con ella y de quienes nos alimentamos de ella, esta agricultura revolucionaría sólo es rica en calidad, frescura y salubridad.

¿Será por todo esto que quieren ocultarla, desprestigiarla y boicotearla? La agroecología, que así se la conoce, sabe de virtudes muy poco apreciadas por el paladar capitalista: reduce el consumo de agroquímicos, conserva y difunde material genético y depende del saber campesino. Nada con lo que enriquecer bolsillos.

Ya lo saben, que corra la voz, y estemos preparados. Nos incumbe.

 

9 comentarios en “Cuidado, llega una revolución

  1. Me encantan tus textos, gracias por la energía y sensatez que imprimes en todos ellos!

    Aprovecho la ocasión para compartir una de las primeras experiencias que conozco de pequeños campesinos bloggers. Se trata de una familia da Limia – Ourense, que desde hace apenas unos meses están blogueando y contando todo lo que hacen. Es en gallego, pero cuenta con numerosas fotografías muy ilustrativas de su trabajo: orballando.eu

  2. Gustavo Duch….! Sería FANTÁSTICO….! ES UN SUEÑO…? O UNA POSIBILIDAD…!
    Se que hay pequeños grupos que están intentando, hago votos por que sea posible…! Aquí en Paraguay donde ya nos invadió el agronegocio, la soja expulsa campesinos, y desaparecen los productos que alimentan, ahora hay que comprar frutas y verduras viajeras…. Y nacen niños con defectos producidos por agrotóxicos, y le decimos ” progreso”. Un pequeño grupo está feliz…( imaginen cual) el país creció 14,5, el mas alto de sudamérica, también la brecha entre ricos y pobres… GRACIAS…. por alimentar la esperanza…!

  3. Pingback: Cuidado, llega una revolución… « Altermon_Consciència pel canvi

  4. .Una parte de las actividades rurales estan subvencionadas fundamentalmente la agricultura en el mundo desarrollado para asi poder mantenerse ya que los gobiernos consideran que este es un sector estrategico para los paises y por que el mundo rural forma parte del paisaje tradicional cultura … .El agricultor tras las perdidas de ventas reduce su rentabilidad por ello se intenta solventar este problema para mantener a la agricultura como una actividad importante ademas de abastecer la demanda urbana. Cuando la economia fue basandose en la industria muchos paises se desentendieron de la agricultura como Inglaterra la cual emprende una economia unica de industrias textil herramientas exportando del exterior los productos agricolas que necesitaban.

  5. Pingback: Cuidado, llega una revolución (via PALABRE-ANDO. Porque contar es otra forma de caminar) « Maribel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s