LA FARMACIA

Me cuentan de un doctor de personas que trabaja por Brasil. En un dispensario pobre, de una población pobre, de un departamento pobre, parece que el galeno descubrió un remedio casero que todo lo cura, sin necesidad de medicamentos que les enferman sólo de pensar en cómo los pagarán.

-Doctor, me duele la garganta.

-Eso será que usted quiere, pero no puede, contar alto y fuerte las cosas que le apenan, las cosas que le preocupan, las cosas que le indignan.

-Mire Doctor, las uñas están quebradizas y deformes.

-Habrá que analizarle. Es claro que le bajaron las defensas- dice el doctor acariciando a su gato.

-Doctorcito, mire que resfriado que tengo.

-Eso será que su alma llora. Su masculinidad mal entendida, no le deja llorar por donde debiera y cuando debiera.

-Doctor, me duele la cabeza.

-Eso será que muchas dudas pasan por ahí, y ahí se instalan por demasiado tiempo.

-Doctor, ¿me toma la presión? Creo que está bien alta.

-Mejor dígame, ¿a qué tiene miedo?

-Doctor, las menstruaciones se alargan y me incomodan.

-Mujer, ¿le aprieta el ser mujer?

-Doctor, me arde el estómago.

-Eso será que ahí abajo se le acumula la rabia y no la puede liberar.

Y toda la parroquia del doctor sale con recetas parecidas: cada día consuma dos o tres conversaciones; retire de las comidas la rapidez y las prisas; escuche a su cuerpo cada ocho horas; grite profundamente frente a una injusticia o colectivice sus luchas. Y me llora todas las penas y me ríe sin límites.

Es el terror de las farmacéuticas.

6 comentarios en “LA FARMACIA

  1. ojala temblaran las farmaceuticas.. Ese imperio que se han montado a consta del sufrimiento de las personas más débiles tiene todavía muchos dolores y recetas que inventar. Esperemos que dure poco

  2. La profesion del farmaceútico se diluyo para dar paso a un tecnico que conoce muy bien sobre los laboratorios y sus producciones y que ha aprendido el marketing de cada uno.
    Aquel farmaceutico que era amigo, consejero, maestro, medio cura por que hasta los Santos Oleos y el agua del socorro los daba, ya es historia.
    Pero en compensacion estamos aprendiendo que cada uno puede ser medico con esas benditas recetas que menciona en su articulo, medico aunque sea de uno mismo..que ya es bastante.

  3. Cuanto nos ahorraríamos en farmacia si hubieran más médicos así, y cuanta salud ganaríamos si dejáramos de tomar fármacos que solo sirven para enriquecer las grandes industrias farmacéuticas.
    Salut amb bons aliments!

  4. No solo las farmacias mas bien la industria farmaceutica y los medicos que hicieron el juramento de hipocrates y o de hipocritas salvo honrosas exepciones:Tambien se debe considerar la sabiduria ancestral milenaria de los medicos brujos.yamanes,machis,yerbateros. de cuyas yerbas se ha extraido y se extraen hoy los principios activos de la farmacopea que se ha transformado en un perverso negocio avalado por el poder politico y fananciero de cada pais en particular

  5. Muy bueno, el médico debe escuchar, mirar a los ojos, charlar con los pacientes. No se puede limitar a recetar, a tratar la enfermedad, debe curarla, atajar los malos hábitos que la producen. Como decía el escritor inglés Aldous Huxley “La mecidina ha avanzado tanto que hoy en día nadie goza de buena salud”

    Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s