REPARACIONES

Gustavo Duch, febrero 2012

Con el ojo detrás de la cámara centró el objetivo en aquellos libros escolares desparramados por el patio. Su filmación tenía que recoger el funcionamiento del sistema educativo que el Movimiento de las y los trabajadores Sin Tierra (MST) del Brasil desarrolla en los asentamientos y campamentos donde habitan. ―Millones de personas ―explica Agustí― han salido de la pobreza gracias a la doble estrategia de este movimiento: ocupar y hacer productivas tierras del latifundio y la agroindustria junto con una educación centrada en los valores del compromiso y la justicia social.

Con el zoom atrae los rostros de las niñas y niños que en corro rodean a los libros tomadores de Sol. La maestra, percatándose que el visitante nada entendía se acerca y le susurra ―antes de entrar a las aulas dejamos que los libros se impregnen de la sabiduría de la tierra.

***

Ya dentro del aula, en la clase de los más menudos, Agustí filma cómo aprenden a leer sus primeras sílabas, a conocer las primeras palabras. Toman una palabra sencilla, de dos sílabas, que cantan y repiten como si la estuvieran conjugando. «Lu-ta; lu-ta; lu-ta» se oye como el repicar de un campanario. Y ya para siempre comprenderán que la lucha (lu-ta) es motivo de ilusión. Es un canto a la vida.

***

Se puso medio malo el compañero de Agustí, y se preguntaron dónde podrían atenderlo en aquel campamento rural. ―Ir donde Grace, ella es la farmacéutica.

La casa de madera indicada es exactamente igual que el resto de las casas; se hicieron entre todas y todos después de cuatro años viviendo en lo que era un asentamiento provisional. Ya no son de plástico negro los techos y las paredes. La batalla legal por aquellas tierras había sido ganada. Se dictaminó que serían tierras estatales en usufructo para el MST.

Detrás de la planta baja de la casa de Grace aparecía, como por sorpresa, un pequeño huerto con un sinfín de plantas y flores verdes y amarillas, creciendo en macetas y rocallas. En la farmacia de Grace no se venden ni cápsulas ni patentes, su vademécum se cosecha.

***

Al dejar a Agustí cortando y pegando escenas para su documental pensé en qué cosa rara es el MST. En realidad un Ministerio de Reparaciones. Sin cartera, sólo con voluntad.

2 comentarios en “REPARACIONES

  1. Que bueno sería un Ministerio semejante en Paraguay…! Aquí la larga lucha por la tierra, recién va tomando esas dimensiones, pero así como a la noche sigue el día, también aquí amanecerá…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s