SIN LAVARSE LAS MANOS, unos cuentos protesta

La Jornada de México, 9 de mayo de 2012. Gustavo Duch

EL AVE LIRA. En la naturaleza los mejores conciertos los ofrece –gratis- el ave lira que sabe cantar todo lo que quiere, porque todo lo que escucha, lo imita a la perfección. Es tan buen  intérprete que es habitual que cuando un macho en cortejo con toda su cola izada canta imitando a la cucaburra, sea una hembra de esta especie la primera en aparecer. Igual que imita la música de la naturaleza, es capaz de imitar otros sonidos.

En Australia, su hábitat, cada vez más mermado por los intereses de las empresas forestales y ganaderas, imita a la perfección el sonido de la motosierra.

EL SAPO. En los años 30, en el estado de Queensland, al noreste de Australia los agricultores productores de caña de azúcar estaban en guerra contra un escarabajo que se les zampaba toditas las cosechas. Después de probar con muchas medidas recurrieron al armamento biológico más moderno del momento. Importaron el Sapo Gigante de Centroamérica, un gran devorador de escarabajos. La plaga la vencieron, pero el vencedor se hizo plaga, y desde entonces hay sapos colonizando el nuevo continente.

Los sapólogos, o estudiosos de los sapos, han analizado la evolución de esta especie descubriendo que sus mutaciones y adaptaciones no han llegado para mejorar sus capacidades de supervivencia y de reproducción, como diría Darwin, sino para mejorar sus condiciones de expansión. A cada nueva generación de sapos se les alargan las patas traseras, como si imitaran a los canguros autóctonos. Saltan más lejos, llegan más lejos, y conquistan mejor; pero en cambio sufren de artritis, lumbalgias y de infertilidad. Si hubieran llegado con la chequera en el bolsillo hubiera pensado que hablaban de otra especie invasora, ávida por comprar las mejores tierras agrícolas.

EL CUCO. Cuando le oyen llegar, en la primavera, el espanto entre las aves menores es generalizado. Su cu-cu que resuena en todo el bosque es el aviso de que ese pájaro holgazán ya está buscando un nido donde dejar –a pensión completa- a sus criaturitas. Paul, campesino de Lekeito, explica que ― es importante el cómo y cuándo escuchas tú primer cu-cu del año. Si en ese momento de aviso llevas dinero en tu bolsillo tendrás un buen año de cosechas y de frutos… si no, pues no.

Paul, además de naturalista aficionado, tiene entre ceja y ceja a todos aquellos organismos, sistemas económicos, políticas neoliberales o capitalistas, multinacionales de la alimentación… que hacen del campesinado como el Cuco hace con sus anfitriones: engordar  a base de sus esfuerzos, crecer gracias a lo que ellos te dan [o les quitan], para al final de una patada echarlos de su propio nido. Y aunque los cucos son más grandes, Paul y sus compañeras y compañeros de La Vía Campesina, les han vencido en numerosas batallas, como en Cancún, Hong-Kong o Seattle. Y ahora que se acerca la primavera, Paul sale cada mañana, con un billete de los grandes en el bolsillo. ―Que no mientan diciendo que son las malas cosechas, ― dice.

LA COMUNICACIÓN DE LAS TORTUGAS Se las ve muy débiles desfilando patosas por la arena de la ribera para alcanzar el agua donde nadarán a salvo. Sus caparazones blanditos de tortugas australianas y recién nacidas saben que no las protegen de los picotazos aviarios. Entonces, para asegurar la supervivencia de algunas de ellas, deciden nacer todas al unísono y así en grupo escabullirse de las gaviotas depredadoras que las sobrevuelan en esa su primera caminata.

¿Cómo hacen para comunicarse cascara a cáscara la fecha y hora precisas de la eclosión comunal? En primer lugar –cuentan los estudiosos- aunque los huevos de arriba del nido, más calentitos, se desarrollan antes, los de abajo palpitan su metabolismo más rápido para estar crecidos por igual. En segundo lugar, el aviso de ―ya podemos salir, a la una, a las dos y a la de tres, es un palpitar más rápido de sus corazones embrionarios, que todas escuchan, entienden e interpretan. Las tortugas sin teléfono enseñan que la solidaridad nace y se hace con latidos de corazón.

SIN LAVARSE LAS MANOS

SIN LAVARSE LAS MANOS

6 comentarios en “SIN LAVARSE LAS MANOS, unos cuentos protesta

  1. Hola Gustavo,

    Muyyyy grandes tus relatillos…
    A ver si en estos días de aniversario del 15 M somos como las tortuguitas que salen al unísono a la calle, con los corazones palpitando llenos de amor a la vida y también como no, acelerados cuando los depresores depreoprimen.

    Un abrazo,

  2. Pingback: Unos cuentos-protesta‏ | Unidad

  3. Pingback: SIN LAVARSE LAS MANOS, unos cuentos protesta | PALABRE-ANDO. Porque contar es otra forma de caminar « Maribel

  4. Hola Gustavo, lo mio más que un comentario es el deseo de encontrar el relato: POLITICAS ACTIVAS que te lo escuche en el programa: la casa de la palabra de Roge Blasco que se emite en radio euskadi. Yo ya que soy de Zeanuri me gustaria conseguir dicho relato. Como ves he entrado en tu blog pero he decirte que el relato no lo he encontrado. Te agradeceria que me digas cómo lo puedo conseguir. Desde hoy en adelante tienes un lector más de blog de cuentos. Gracias y hasta siempre.

    PATXI GOIOAGA BEOBIDE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s