Malditos sean

Rebelión. Gustavo Duch. 13 de julio de 2012

Se levantó con dolor de cabeza y es extraño no había bebido la noche anterior. ─ Maldita sea, ─ refunfuñó. La cafetera no avisó cuando salía el café y, maldita sea, se desparramó todo sobre la encimera. Tenía ganas de volverse a la cama, ni que fueran diez minutos, pero no podía ser, y con dos euros en el bolsillo salió a pasear la perra, comprar el pan y el periódico. Magdalena, la quiosquera siempre tan habladora, le gruñó algún comentario que no pudo entender, pues unas máquinas en la calle atravesaban el suelo que gimiendo fuerte no dejaba escuchar nada más. La perra le ladró varias veces, su amiga panadera no le regaló ese minicruasan que la hace tan feliz, ni las caricias posteriores. Pensó que tendría un mal día.

Camino del consultorio advirtió que le dolían los pies, como si los zapatos fueran un número menos, maldita sea, y decidió tomar el autobús. Desde la ventanilla calculó que para ser principios de verano no había casi nadie en la calle, curioso, ayer mismo se cruzó con varias pandillas de adolescentes tramando aventuras, con algunos abuelos que paseaban en cada mano una jaula para que sus pájaros tomaran el Sol, y un salto tuvo que dar para que aquella joven de cuerpo fibroso , distraída y silbando, no se le echará encima con su bicicleta.

La sala de espera, en cambio, para ser jueves estaba ya colmadita, y la enfermera le miró como diciendo, ─maldita sea, hoy tendremos un día terrible. Los dos primeros pacientes mostraron síntomas similares que su experiencia le ayudó a diagnosticar. Y ya no hizo pasar al tercero, sino que se subió a una de las sillas de la sala y explicó:

─ Quienes de ustedes escucharon ayer las noticias de los recortes, vieron en televisión a la policía apalear a las gentes de la marcha minera o se enteraron que en Cuenca se cierran más de cuarenta escuelas rurales, sufren una depresión aguda y yo, malditos sean, no sé curarla.

Anaiz Hongo

Anaiz Hongo

4 comentarios en “Malditos sean

  1. No le dejaron ser niño, la guerra le obligo a viajar. Fue padre sufridor, perseguido por el hambre, la penuria del fin de mes, y la tensión de la dictadura, luego corrió delante de los grises y los marrones, y ahora que no puede correr, le cuesta pensar, le duele pensar, y cuando recobra la coherencia, me mira, no hace falta que hable, aun así se viene arriba, y maldice la iglesia, la monarquia, los politicos, los banqueros, los empresarios sin escrupulos, el egoismo y la hipocresia humana.

    Es cuando pienso que todavia le merece la pena vivir, porque en el fondo sabe lo que dice, y sabe donde apunta…desde dentro…como cuando te ries desde dentro que es la risa más cautivadora..

    Malditos sean!.

  2. !maldita sea! dos dias hace, el mismo comentario, un trocito de tierra i ya no necesito
    nada mas, es el futuro mama!!, trabajar un pequeño huerto, tres hectareas de tierra i
    a vivir con la gente que quiero!!!,
    Gracias!! encantada de leer estas palabras!! estos comentarios!!, el dibujo IMPRESIONANTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s