El negocio de la soja amenaza la vida de Pere Casaldàliga

David Fitó y  Gustavo Duch (*) . Diari Ara. 18 de diciembre de 2012. (en català)

Los titulares de la prensa lo han explicado así: “Pere Casaldàliga obligado a huir de Sao Fèlix do Araguaia por las amenazas de muerte que ha recibido de grandes terratenientes por su defensa de los Derechos Indígenas”. Nosotros añadimos que las amenazas a Dom Pedro, como le llaman en Brasil, son otra muestra de una globalización que hace de la alimentación un negocio asesino para el Planeta y para muchos millones de personas. Y Catalunya no es ajena.

Son bien conocidos los intereses económicos, políticos y/o geoestratégicos que durante buena parte del siglo XX fueron la causa de expulsar, o incluso exterminar, un gran número de pueblos indígenas en toda América, también en Brasil. Como el pueblo Xavante, de la tierra indígena Marãiwatsédé, que en el 1964 fueron deportados en aviones militares al sur de la región para dejar lugar a la compañía agropecuaria Suiá-Missú. En poco tiempo,  Suiá-Missú se convertiría en una de las mayores haciendas del mundo. Más tarde en estas mismas tierras entraron otras empresas o unas pocas familias que las convirtieron en grandes latifundios. Aprovechando la falta de regularización de las tierras, muchas de éstas se revendieron ilegalmente a pequeñas familias pobres que, aun sabiendo que eran originariamente indígenas, lo vieron como una oportunidad para salir de la miseria.

A pocos kilómetros de este lugar vive desde hace 44 años, Pere. Y gracias al compromiso de personas como él y la lucha incesante de las poblaciones indígenas y de otros colectivos, se ha desbloqueado el reconocimiento a la historia de la población indígena Xavante de Marãiwatsédé, hasta el punto que ahora, cumpliendo un mandato judicial, se ha decidido ejecutar el retorno de las tierras que siempre habían habitado. Pero, claro, en más del 80% de las tierras Marãiwatsédé ahora viven “nuevos ocupantes” que no están de acuerdo en ser reubicados o desposeídos de dichas tierras. Es en estos momentos de reparación histórica cuando grandes terratenientes, utilizando en primera línea del frente a las familias de los pequeños asentamientos, han pasado de la presión política al uso de la fuerza. Y han empezado amenazando a quien, con más claridad, se ha posicionado con su testimonio, Pere Casaldáliga y otras personas y organizaciones que han defendido que la tierra sea devuelta a quien pertenece y que las familias engañadas que ahora viven allí, sean reubicadas en otras tierras no utilizadas donde podrían recuperar su actividad.

No es de extrañar que sea ahora que el monocultivo de soja para alimentación  del ganado esté ya sobre las tierras del Área Indígena Marãiwatsédé y a punto de llegar a Sao Fèlix, cuando se quiere silenciar, entre otras, la voz comprometida de Pere Casaldàliga. Se quiere imponer nuevamente el monopensamiento neoliberal donde acumular riqueza es suficiente excusa para poder amenazar la defensa de los derechos más fundamentales. Es ahora cuando interesa silenciar las voces que puedan frenar el avance de este agronegocio mundial, del que en Catalunya tenemos parte de la solución.

281237_306022999497870_448541438_nNo hace falta desplazarse allí para verlo con nuestros propios ojos. Se puede hacer por internet, sin salir de delante de la pantalla del ordenador. Con un programa que permite ver la Tierra desde imágenes aéreas, fijándonos en Brasil, Paraguay, Argentina, Bolivia u otros países que nos exportan la soja o el maíz. Sin necesidad de ampliar mucho se puede observar como la irregularidad de la selva se está volviendo cuadriculada por grandes parcelas con unas carreteras en medio que facilitan la exportación de esta soja transgénica desde allí hasta los puertos de Barcelona, Tarragona o cualquier otra parte del mundo. Y esta soja la encontramos en el pienso de nuestros cerdos, gallinas o vacas como alimento de un modelo de producción intensivo y contaminante que enriquece a unos pocos a la misma velocidad que ahoga a la pequeña ganadería catalana.

En definitiva, empieza a ser el momento de sentirnos más partícipes e interpelados cuando los medios de comunicación informan de unas madres argentinas denunciando abortos por culpa de las fumigaciones de los campos de soja lindantes a su barrio; o del asesinato en Paraguay de 10 campesinos que se resistían a abandonar sus asentamientos –porque las grandes compañías quieren ampliar sus monocultivos de soja; o de Miguel Galvan, campesino argentino que ha sido asesinado por la misma codicia.  Y tal vez empezaremos a entender que para evitar que personas como Pere Casaldàliga sean amenazadas por la defensa de los derechos indígenas, también es necesario que nosotros luchemos aquí en Catalunya por una alimentación basada en nuestros propios recursos productivos y en manos de muchas pequeñas y sostenibles agriculturas locales.

David Fitó y  Gustavo Duch (*) de la Revista SOBIRANIA ALIMENTÀRIA, BIODIVERSITAT I CULTURES

9 comentarios en “El negocio de la soja amenaza la vida de Pere Casaldàliga

  1. Pingback: Blog de Maruja Torres, marujatorres.com » Pere Casaldàliga, en peligro

  2. Pingback: El negocio de la soja amenaza la vida de Pere Casaldàliga « Maribel

  3. Pingback: El negocio de la soja amenaza la vida de Pere Casaldàliga | Unidad

  4. Pingback: El negocio de la soja amenaza la vida de Pere Casaldàliga | Unidad

  5. Soy Oscar González Garí, hijo de una niña catalana que huyó con sus hermanas de España a Veracruz (México), para salvarse de morir en la Guerra Civil (1937). Soy abogado y activista de derechos humanos en la Sierra de Manantlán, Costa Sur de Jalisco y Colima (México), Reserva de la Biósfera mayor del Occidente Mexicano, que sufre hace 50 años el asedio de la minería a cielo abierto, los talamontes, etcétera, y donde resiste al Neo-liberalismo el pueblo nahua-otomi de Ayotitlán. Conocí al Pere Casaldáliga en Estelí (Nicaragua), cuando la revolución sandinista fue agredida por el Imperialismo made in USA. Hicimos amistad pues yo trabajé en la CEB del Norte de NIcaragua y ahora lo hago en las de Guadalajara, Jalisco, y con los nahuas de Manantlán, defensores de su territorio, dignidad y recursos naturales, “expropiados ilegalmete”. Entiendo perfectamente lo que le pasa hoy a Dom Pedro, y estoy con él obviamente, pues ha sido un Buen Pastor de los indígenas del Amazonas brasileño. Saludos a él y a los catalanes conscientes y solidarios con las luchas de los pueblos de América Latina.
    OSCAR GLEZ. GARÍ (México).

  6. Pingback: El negocio de la soja amenaza la vida de Pedro Casaldáliga « Evangelizadoras de los apóstoles

  7. Pingback: GEA PHOTOWORDS » CASALDÁLIGA AMENAZADO

  8. Es terrible todo lo que nos cuentas habitualmente, querido Gustavo. Así como el testimonio que acabo de leer de Oscar.
    Y tenemos que ponernos manos a la obra con un cambio radical en nuestra forma de consumir. Yo no soy de Cataluña, pero me siento igualmente concernida con este problema del consumismo inconsciente que nos lleva a apoyar sistemáticamente a las grandes compañías expoliadoras del planeta. Todos formamos parte de ese expolio, mientras no practiquemos actos conscientes de renuncia y de contención: no es solamente consumir ecológico, consumir local… es cambiar la forma de comer: ya no necesitamos basar nuestra alimentación en la carne. No vendo ninguna propuesta vegetariana ni vegana, vendo sentido común. Tenemos que renunciar a comer carne y cualquier derivado cárnico, a no ser de forma esporádica (una vez a la semana cuando mucho, una vez al mes). No debemos comer carne, ni siquiera ecológica, pues no hay posibilidad de mantener cabañas ganaderas sostenibles ni ecológicas si toda la población del mundo se pone a comer carne a diario, como lo estamos haciendo en occidente.
    La codicia de los plantadores de soja viene respaldada por un mercado que coloca toda la carne que vende.
    Si todos cambiáramos de carne convencional a ecológica, ¿de verdad pensamos que cambiaría algo? A ese ritmo de consumo, las producciones ecológicas no darían abasto; acabarían viéndose forzadas a “forzar” la producción para la nueva y amplia demanda existente.

    Estas reflexiones parecen simples y de perogrullo, pero en mi entorno, y entre gente incluso muy sensibilizada con estos temas, se sigue oyendo eso de que ¿y si no compramos carne, qué comemos?

    Volver al consumo habitual de cereal-legumbre-verduras-semillas-frutos secos-fruta del tiempo… no es tan fácil cuando nos hemos acostumbrado a la vida fácil del “vuelta y vuelta”. Esta propuesta de recuperación del producto básico de la tierra, conlleva un tiempo añadido de trabajo en la cocina para “transformar” esas materias primas en deliciosos y completos platos. Conozco a muy pocas personas que, hoy por hoy, estén dispuestas a echar horas en la cocina.
    Pero es este trabajo de vuelta al hogar, con la comida ancestral que nos ha hecho humanos, con los ingredientes que cultiva cualquier campesino de nuestro alrededor y sin necesidad de cultivar a mayores para alimentar al ganando (que tampoco tienen por qué comer cereales), lo que dará la verdadera sostenibilidad a nuestro sistema económico y a nuestra sociedad.

    Porque es la alimentación que cualquier medio puede producir de forma limpia, barata y abundante; porque es la alimentación que nuestro cuerpo reconoce y puede asimilar con el mejor balance energético posible, y con un inmejorable impacto para la salud.

    Alimentación consciente y responsable: comer lo que necesitamos y saber lo que necesitamos, es el trabajo cotidiano que nos toca hacer, al tiempo que ya hemos apostado, mucha gente, por comprar al productor local o comprar en tiendas ecológicas.

    Encarna Martínez. Valladolid.


  9. En el veganismo está la solución. Está más que demostrado que sólo comemos carne por sabor y tradición. Somos omnívoros lo que quiere decir que podemos comer de todo, pero la carne no es un imprescindible. De hecho conocemos muchísimas enfermedades de origen en el consumo de productos animales (por ejemplo las enfermedades cardiovasculares que son la primera causa de muerte temprana) y no hay NI UNA SOLA ENFERMEDAD específica asociada al vegetarianismo (ni aunque sea estricto). Hoy en día hay tantas alternativas… Si estuviésemos muriéndonos de hambre igual pensaríamos en comernos un conejo pero en condiciones normales… si tuviésemos que matarlo nosotros mismos no creo que casi nadie pudiese hacerlo con la cantidad de alternativas que tenemos.
    La cocina vegana es colorida, sana, rica, sabrosa… Hay millones de recetas en libros, internet, etc… En tu imaginación. Cocinar sin animales en tu plato es tan fácil y divertido…

    Por favor, abre los ojos y deja de ver ese pedazo de carne como un alimento. Sólo es parte del cadáver de un animal que tenía interés en su propia vida… Qué fue creado artificialmente para condenarlo a una vida de tortura y privación que acabó con la muerte más injusta… Da igual cómo la cortes… CARNE = ASESINATO, INSOLIDARIDAD, INJUSTICIA, INSOSTENIBILIDAD, EGOÍSMO, MALA SALUD…

    Haz la conexión. En poco tiempo además observarás los beneficios en tu propio cuerpo. Ya no cogerás gripes, virus… etc. Yo hace más de 6 años que no pillo un virus.🙂

    “Los animales existen en el mundo por sus propias razones. No fueron hechos para los humanos, del mismo modo que los negros no fueron hechos para los blancos ni la mujer para el hombre.” -Alice Walker-

    Todo el mundo debería ver el documental Earthlings para saber qué mierdas estamos haciendo en este mundo. Y de lo que somos cómplices cuando compramos un animal, un abrigo hecho de su piel, una entrada a un circo con animales, un bocadillo de jamón, un vaso de leche…

    Por cierto, hablando de la leche, os dejo una conferencia SUPER INTERESANTE sobre los lácteos. Que no te engañen… (¿alguna vez te has preguntado porque las empresas de lácteos son de las que más publicidad hacen? Incluso publicitan productos capaces de curar enfermedades que producen los mismos lácteos como por ejemplo el COLESTEROL o la OSTEOPOROSIS. Es de una desfachatez absoluta.)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s