No es extraño escucharlo

Gustavo Duch. Junio 2013. #AixòésEpD. http://epd.quepo.org/ca/aixoesepd.html

NO ES EXTRAÑO ESCUCHARLO

No es extraño escucharlo ―mejor no hubiera hecho caso a esos expertos universitarios―, o incluso más contundente ―los veterinarios y agrónomos, todos al paredón.

Sí, son comentarios de gentes del campo. De aquellos que siguiendo los consejos de los técnicos han acabado siendo parte de un sistema agroalimentario –global e industrial- que les priva de su libertad y capacidad de decisión. O de aquellos que defendiendo un modelo de producción a pequeña escala, en cooperación con la naturaleza y comercializando a nivel local, se cansan de inspecciones especializadas en ponerles palos en la rueda y hacerles la vida, literalmente, imposible.

Y esto ocurre en países de todo el Planeta, porque en asuntos agroalimentarios no hay ni sures ni nortes, y millones de personas campesinas han visto como sus agriculturas y medios de vida han quedado sepultadas por un monstruo corporativo que deforesta las selvas y acapara tierras para agrandar sus dominios; que maltrata, envenena y agota la tierra para agrandar sus almacenes; y que controla desde las semillas hasta la distribución de los alimentos para agrandar sus beneficios.

Muchos son los factores que han facilitado este escenario, principalmente el avance de las políticas neoliberales que han dejado crecer sin control esa fiera que se lucra empobreciendo campesinos y engordando consumidores, pero también hemos de señalar, en una crítica constructiva, el papel que al respecto viene jugando la Universidad.

El pensamiento que las aulas han venido construyendo en los últimos años es una réplica de nuestra sociedad y de nuestros campos: un monocultivo de un pensamiento dedicado a consolidar el sistema capitalista y mercantilista en la agricultura y en la alimentación, y en todo. La sabiduría tradicional e indígena, sus formas de relacionarse con la naturaleza, de entender la función de ser proveedores y proveedoras de alimentos se tachó de ‘atrasada’ y quedó apartada de cualquier institución formal educativa.

Pero está claro, el camino trazado por las ansias de lucro, en la agricultura y en cualquier otra realidad, solo conduce a un abismo que ya percibimos cercano.Y ahí surge la Soberanía Alimentaria, que nos interpela, y dice: ¿necesitamos pluriversidades? ¿Necesitamos la sabiduría rural? ¿Necesitamos volver a la tierra?

La voz del viento

La voz del viento

Gustavo Duch. @gustavoduch

Un comentario en “No es extraño escucharlo

  1. Pingback: Marie-Monique Robin: “Las cosechas del futuro. Cómo la agroecología puede alimentar al mundo” | Altermon_Consciència pel canvi

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s