La terapia

La Fertilidad de la Tierra. Patricia Dopazo y Gustavo Duch. Octubre 2013

 

Al verle entrar con ojos desorientados y melancólicos, tuvo un presentimiento. Le pidió que se tumbara en el diván y antes de poder tomar el bloc de notas, el paciente ya había empezado su relato, ansioso.

Me gustaría que me ayudara a saber qué soy exactamente y de dónde vengo. Oigo cosas contradictorias sobre mí y quisiera poder aclararme de una vez, no puedo seguir así. Dicen que tengo mucho valor, que lo que doy es de mayor calidad que lo que dan otros, que soy honrado y que me llevo bien con la naturaleza porque hablamos el mismo idioma. Pero otros me dicen que soy viejo, atrasado y que no rindo demasiado. Necesito que me diga, por favor, si todo esto es cierto o no, para saber qué hacer con mi vida.

Efectivamente, pensó la terapeuta, otro caso de confusión y pérdida de memoria intencionado, y de nuevo, provocado por el capitalismo. En varias décadas de insistencia desde todos los frentes, ha causado verdaderos estragos, generando un vacío de pensamiento propio y crítico, que ha hecho que prácticas tan valerosas como el Secano hoy no sepan nada de su papel. Así, ha arrinconado a los sistemas de cultivo más sociales y adaptados a la naturaleza para rendir culto sólo a lo económicamente productivo.

Mire ― le dijo con voz cálida ― usted es la práctica agrícola que nace con el pueblo y le acompaña en su devenir. En algunos lugares, hay mucha agua, en otros hay poca, pero usted sabe cuidarla y transformarla en alimentos del lugar y de la temporada. Si muchos pueblos hoy están abandonados es precisamente por el declive de prácticas como ustedes y por el muchísimo dinero y subvenciones que se ha dedicado a prácticas intensivas que solo lucran a la agroindustria y endeudan a la población.

Entonces ― continuó mirándole a sus ojos resecos y de color tierra― es urgente que se autoreconozca y gane autoestima porque de usted depende en buena parte la recuperación de la vida campesina. Sus cultivos, además de dar vida natural y ser parte del mantenimiento de muchos ecosistemas ligados a la agricultura, hoy son el elemento clave para la vuelta a un mundo rural vivo. Con Secanos como usted la población tendrá alimentos sin gastos energéticos disparatados y permitiendo la vida de muchas personas en los territorios rurales. El cambio climático viene a complicar la agricultura mundial y el agua de los ríos y acuíferos se nos agota, por lo tanto solo con sus tierras enriquecidas con materia orgánica será posible seguir cultivando arroz, cereales, garbanzos, lentejas, frutales…

Y el Secano se levantó decidido, igual que se levantan los pueblos rebeldes, sabiendo por fin quien es: una bella proeza agraria.

4 comentarios en “La terapia

  1. muy bueno! pero cuente más sobre secanos en sudamérica, que muchos nos hemos criado en ciudades y no tenemos idea de qué se trata! abrazos

  2. Pingback: La terapia | La vieja noche

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s