Seres de otro mundo

Un papel recogí del suelo cuando aquel encuentro de jóvenes estaba a punto de finalizar. Aquellas notas sueltas, sin ser grafólogo, parecían, por los trazos inacabados, escritas a mucha velocidad pero muy bien pensadas por como de apretados estaban cada uno de ellos. ¿Una carta de propósitos  o quizás un aprendizaje?

Claro que somos unos flojos, no queremos sostener este mundo de mierda.

Claro que somos unas desheredadas, no queremos la herencia de su mundo.

Claro que somos analfabetos y analfabetas si su diccionario es machista.

Claro que no votamos, pasamos cuando la muerte son sus proyectos.

Claro que nos orgullecemos de lo viejo, su modernidad es un altar al olvido.

Claro que somos unos desinformados, su inteligencia televisiva o internauta es un puro secuestro.

Claro que hay que mirar atrás cuando su delante es opresión. Claro que reclamamos menos cuando su más es destrucción.

Claro que vestimos como vestimos pues sus estúpidas corbatas son sogas en el cuello. Bello es el amanecer, un huerto con sus hierbas y un grafiti de amor.

Claro que somos indecentes si su decencia es contaminar o escupir inmundicias sobre la Tierra.

Claro que somos impúdicos con nuestros besos, abrazos y roces pero a ellos no vamos a renunciar.

Claro que somos incrédulos de dioses y ciencias pues bien sabemos que la vida es un misterio.

Claro que somos unos marginados pues nos situamos al margen de sus podridas leyes.

Claro que somos unos payasos. Claro.

Para mí no hay duda, el papel que guardo en el bolsillo es una declaración de amor. De seres de otro mundo. De seres hacedores de otro mundo.

GUSTAVO DUCH GUILLOT. Autor de MUCHA GENTE PEQUEÑA

2 comentarios en “Seres de otro mundo

  1. Soy tonto, soy optimista, la no reacción ante las penurias y miserias, que padecemos, se debe creo yo, a que hay mucha gente bien formada e informada, entre ellos muchos jóvenes, no toman partido porque no encuentran su lugar.
    Es muy simple, de ellos es el futuro y no puden encontrar su lugar ya que hay que construirlo.
    Estamos navegando entre mentiras, avocados a un desastre, aferrándonos al mástil podrido del crecimiento infinito, pero se acabó, y las palabras no alimentan.
    No dejemos que nadie nos escriba el futuro, es nuestro, de los utópatas y soñadores, los “expertos” no pueden seguir multiplicando exponencialmente.
    Es la hora de lo sostenible, “pobre es el que necesita mucho para vivir” , sí se puede.
    Alguien dijo que las utopías son como la línea del horizonte, caminas un poco y sigue a la misma distancia, pues caminemos, con la mirada alta, haciendo camino al andar.

  2. Pingback: Seres de otro mundo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s