Las guerras agrarias ya han empezado

 El Periódico de Catalunya, 21 de marzo de 2013. Gustavo Duch

Permítanme que, con tres informaciones, les exponga un nuevo y poco conocido argumento para explicar (o ayudar a explicar) la desestabilización de Ucrania y los acontecimientos derivados.

ucrania-alquila-china--644x362La primera sucedió el pasado 2013, cuando al poco tiempo de que Ucrania derogara la ley que prohibía a los extranjeros comprar tierras, apareció China con un talonario en la mano y, a cambio de un préstamo de 3 mil millones de dólares para el desarrollo agrícola, cerró un acuerdo que le permite explotar, durante 50 años, una superficie similar a todo el tamaño de Galicia, 3 millones de hectáreas de tierra agraria. China, igual que otras potencias que saben que no disponen de capacidad agraria suficiente para alimentar a su población, e igual que fondos financieros que saben que la tierra fértil es un bien finito con el que especular con éxito, llevan ya unos 10 años en una una loca carrera para conseguir, de buenas o malas maneras, el control de la tierra agrícola. ¿Iban a pasar desapercibidas las extensiones de la tierra negra ucraniana, quizás la más fértil de toda Europa? Efectivamente, no.

La segunda se gesta cuando quien fuera el presidente de Ucrania, el ahora destituido Viktor Ianukóvitdos, a finales del año pasado decidió rechazar el Tratado de Libre Comercio que la Unión Europea le proponía. Es mucho el interés que también tienen los estados europeos en asegurarse el acceso a los frutos de la tierra ucraniana lo que lleva a pensar, por qué no, que el apoyo al cambio de gobierno pudiera tener el interés de buscar alguien más favorable a estrechar la mano. De hecho, con el nuevo gobierno ucraniano, Europa ya ha aprobado eliminar las trabas arancelarias en la importación de granos de Ucrania y Crimea. Unas rebajas repentinas que, como si fuera un anticipo, supondrán un ahorro de 500 millones de euros anuales a Ucrania.

La tercera es la suma de recopilar las pequeñas grandes operaciones que también en esa geografía y con los mismos intereses están haciendo las empresas agroalimentarias de los EEUU en los últimos meses. Seguir la pista de dos de ellas es revelador de sus apetitos por esta tierra negra del país ‘entre fronteras’. Cargill, la firma cerealista más importante de los EEUU, entre diciembre de 2013 y enero de 2014 ha comprado participaciones en un puerto al este de la base naval de Crimea que es clave para el comercio agrario y también se ha hecho, en una muy destacada operación, con el 5% de la mayor empresa agraria ucraniana, Ukrlandfarming, que dispone de la nada despreciable cifra de 500.000 hectáreas para el cultivo de maíz, trigo o remolacha para la exportación. Y Monsanto, la empresa de semillas más grande del mundo, también está ganando espacio en Ucrania donde ya controla el 40% del mercado de semillas. En su caso, y como tantas otras veces ha hecho, tiene en marcha un proyecto, el llamado “Grain Basket of the Future”, que disfrazado de ‘acciones para mejorar la calidad de vida de los campesinos y campesinas locales’ busca cosechar más dominio si cabe.

Tres cuestiones que se han sucedido en apenas varios meses y que, como han podido observar, tienen un elemento común: la tierra fértil de Ucrania y su agricultura.

Bien sabíamos que Ucrania, con un privilegiado suelo de enorme fertilidad, fue llamado el granero de Europa y Rusia. Hoy lo que está atrayendo tantos intereses es exactamente eso: la codicia por unas fantásticas tierras agrícolas que además parece ser tienen aún mucha más potencialidad productiva que la que se consigue hasta ahora, que ya es, por cierto, muy destacable pues, en estos momentos, Ucrania se sitúa como el tercer exportador mundial en maíz y el sexto en trigo. Es por ello que el conflicto de estas semanas está provocando que el precio de estos granos en las bolsas y mercados internacionales suba significativamente. Actualmente, el precio de trigo es el más alto desde 2012 y el del maíz el más caro desde el pasado mes de septiembre, como bien saben las empresas ganaderas españolas y catalanas que (como muestra de esta imperiosa necesidad de productos agrarios) dependen en un 80% de Ucrania para satisfacer sus necesidades. En cuanto a las previsiones de crecimiento del sector primario en Ucrania, los expertos apuntan también a una expansión del sector ganadero que, a base de carne de pollo y de cerdo, podría añadir junto al cartel de ‘granero de Europa’ el letrero de ‘carnicería de Europa’. Otro fabuloso negocio que nadie quiere perderse.

Es como una partida de poker y cada potencia juega las cartas que tiene. China dinero contante y sonante, Europa acuerdos comerciales y tratados varios, Rusia parece que amenazas de tanques y misiles y EEUU las estrategias de sus sibilinas multinacionales. Las guerras agrarias del siglo XXI ya han empezado.

 

Gustavo Duch. Revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas.

 

13 comentarios en “Las guerras agrarias ya han empezado

  1. Temas muy interesante,realistas y futuristas,!son informaciones que nosotros tenemos el derecho de saberlo y al mismo tiempo saber donde estamos pisando para donde estamos caminando,que estamos comiendo.?? Que nos esta llegando,que nos esta quedando?
    Muchas gracias por la informacion

  2. En la actualidad uno de los factores limitantes es la tierra agrícola y su fertilidad, junto al agua. El factor energía invertida es también un factor limitante y pronto, cuando el declinar de la producción de petróleo se haga imposible de maquillar, su importancia será mayor que la del resto de factores, pues mientras la tierra y el agua pueden permanecer mas o menos constantes, los insumos procedentes de los combustibles fósiles caerán de forma dramática, será imposible que los alimentos recorran miles de kilómetros, excepto para “los que puedan permitirse” ese derroche y la soberanía alimentaria se lo único que pueda evitar el colapso del modelo agrario.
    http://unctad.org/en/pages/PublicationWebflyer.aspx?publicationid=666
    Un saludo

  3. Muy interesante información, y pienso que lamentablemente, la escacés es negocio, no la abundancia, y los que creemos y defendemos la soberanía alimentaria, como algo más que otra forma de producir alimentos, tenemos más motivos para estar preocupados y difundir con más contundencia el concepto. Ya que las corporaciones intentarán controlar aún más y participar en la agro industria, a medida que la alimentación se consolida como valor en alza.

  4. Pingback: Las guerras agrarias ya han empezado[ @gustavoduch ]PALABRE-ANDO. Porque contar es otra forma de caminar. Textos de Gustavo Duch | Associació Salut i Agroecologia (ASiA)

  5. Pingback: Las guerras agrarias ya han empezado » AraInfo

  6. Es lógico pensar que si la población aumenta el consumo también aumenta. Es decir, que la demanda de bienes y servicios se incrementa en un planeta que no puede sostener a toda la población. Lastimosamente en mi país existe una pésima carta política que al ser bien analizada ampliamente manifiesta un conjunto de contradicciones e incoherencias que atentan contra la soberanía alimentaria de mi país. Sumado a eso los diferentes patrones de consumo y de creencias que inducen a una procreación irracional por medio de la trasmisión de ideas equivocadas, crearán un malestar generalizado en diferentes áreas del globo. Aunque la carta política de mi país enuncia proteger soberanamente la alimentación de la población, en otros aspectos la vulnera. Vivimos en el sistema capitalista, el mismo, no es solidario ni reciproco, esa es la realidad. Y solo un falto de inteligencia se atrevería a pensar que su reciprocidad va a ser compensada. La reciprocidad es mediante un buen acuerdo; pero, si l,os acuerdos incluyen movilidad humana sin limites quiere decir qué quien hizó el acuerdo o lo firmó es un estupido. Acuerdos que se pueden lograr con inteligencia y no con la carga ideológica de tal o cual movimiento político. Los factores de la pobreza estan vinculados al incremento de una población a la que se restringe un adecuado proceso de formación cognitivo, proceso qué necesariamente no se puede establecer o determinar desde las instituciones sociales tradicionales como la familia, la escuela, las iglesias con sus comunidades religiosas u otras entidades de educación. Mi país es tan contradictorio que mientras a los maestros se les exige un título de cuarto nivel por el otro lado existen asambleistas que en el mejor de los casos han acabado su bachillerato. La Derecha de mi país no tiene la capacidad de crear un cambio a favor de toda la masa social, cómo tampoco lo tiene la izquierda; simplemente a pretexto de “REVOLUCIÓN” solo ha existido un cambio de beneficios en ciertos grupos sociales conjuntamente con la violación de derechos humanos de otros. Simplemente la historia se repite aquí y en otros lugares del planeta. Una población apegada al actual sistema de valores materiales e ideales está destinada a transformarse por medio de gran dolor o a perecer en el intento de evolucionar a un estadio social más elevado que no puede ser el capitalismo que conocemos cómo tampoco el socialismo que investigamos y peor aun la escasa idea de lo qué es un comunismo. Estas tendencias han fracasado en la creación de un individuo social superior al que hoy tenemos. No puede existir una sociedad superior si primero no existe un individuo superior. El individuo o unidad es el principio y el fin del conjunto social. Es ausente de toda lógica qué un conjunto de individuos pongan su esperanza en unos cuantos. Simplemente el poder de conjuntos es distinto.
    Por Ec. Byron Alejandro Jaramillo

  7. Esto es lo q se viene mas adelante la competencia para mantener su economia de los paises desarrollodos es un tema es esencialmente importamte para los paises en proceso de desarrollo

  8. Pingback: Las guerras agrarias ya han empezado (Gustavo Duch)

  9. Pingback: LAS GUERRAS AGRARIAS YA HAN EMPEZADO

  10. Comparto el criterio del artículo, pero puntualizar que en términos (muy) generales, en Ucrania, la tierra no es de los campesinos, sino de grandes grupos económicos de la ex-URSS. En Ucrania hay una falsa democracia, donde había una marioneta de Putin como presidente, muchísima corrupción, ricos riquísimos y mucha hambre. Muchos ucranianos dispersos por el mundo como inmigrantes para ganarse el pan y muchos más deseando salir para poder trabajar y vivir en paz. Europa ni EEUU regalan nada, pero no te pierdas de vista a Putin y sus grupos económicos de presión, porque sus métodos son terribles y los peores. Ucrania es la tarta que todos quieren repartirse, como ha ocurrido desde hace siglos, y su pueblo de nuevo será masacrado sin pena.

  11. Pingback: Los titulares de NO VAMOS A TRAGAR | NO VAMOS A TRAGAR ........................ Soberanía alimentaria, una alternativa frente a la agroindustria.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s