Buques monstruosos

BAUTIZOS, del libro MUCHA GENTE PEQUEÑA, para la campaña STOP MONSTER BOATS

Se cumplían diez años del desastre del petrolero frente a sus costas, y Antonio, de la Fundación Lonxanet en Galicia, abrió un cuaderno desgastado por el vendaval, las olas y el salitre.

En la página de la izquierda llevaba un registro: “Beatriz”, “Nueva Pilar”, “San Pedro”, Virxe do Carmen”, “Bruma” o “Estrella de Mar”. En la página opuesta tenía anotados: Titanic”, “Poseidón”, “Polycommander” o “Prestige”.

Los pescadores artesanales explica con pintura blanca bautizan a sus barcos con el nombre de la amada para viajar bien acompañados; con nombres de santos o virgencitas a quienes les ruegan prodigios que les permitan volver; o, con nombres de los dominios Azules en señal de máximo respeto.

980x400_Albacora_UnoEn cambio ―continua― en la flota de la pesca industrial, que sale a la Mar para lucrarse sin poner mesura, es la arrogancia y la prepotencia quienes hacen de padrinos. Nombres desafiantes, de Dioses soberbios, para máquinas a las que mueve el poder.

En el puerto, Antonio señala uno de los más pequeños barcos de pesca en rítmico balanceo, es el “Dichoso”, que no precisa ser grande ni titánico para sentirse orgulloso.


apoyemos la campaña

stop monster boat

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s