Enfrentados a gorgojos

En algunas escuelas el alumnado tiene que ponerse en fila india y se encargan ellas y ellos mismos de servirse. En otras, esperan las hostiles bandejas metálicas ya sentados en la mesa. Dos rituales que parecidos son idénticos de cómo se les educa respecto a la alimentación: desde el enfrentamiento.

Enfrentados a bandejas estériles que sin ningun cariño ni calor, reciben pedazos de carne de pollo casi crudo, guisantes que no han sido correctamente descongelados, verduras mal lavadas, incluso algunas lechugas ya pudriéndose, y esos filetes de pescado blanco sin espinas llegados de ríos contaminados del Vietnam, el panga.

Y todo esto en el mejor de los casos, porque como estamos observando en las últimas semanas, la alimentación escolar de ‘catering’ ya no es solo una muy deficiente forma de alimentar y educar si no que se está convirtiendo también en un problema de seguridad alimentaria.

Y es que si una única empresa de catering, como el caso de Serunión, prepara cada día en una única cocina de Málaga, 32.000 platos de sopa de pasta, y si la pasta se la hace traer de un único proveedor de Zaragoza, y si finalmente la sopa viaja a varias escuelas de Segovia y León donde simplemente se calentará, no es de extrañar que en ella se puedan encontrar, como así ha sucedido, larvas de gorgojo. Ni es de extrañar que la misma empresa, en un circuito similar, sirva en Navarrete, La Rioja, platos de alubias blancas con zanahorias con, de nuevo, el ingrediente estrella de Serunion: gorgojos.

¿Dónde quedó la preparación de la comida en las propias escuelas?, o incluso, ¿qué paso con aquellas pequeñas empresas de tipo familiar de elaboración casera de comidas para pequeñas colectividades? Pues que nuestro modelo neoliberal que todo lo privatiza ha favorecido a los gigantes más despiadados hasta conseguir -por el momento- que solo 3 grandes empresas multinacionales controlen el 30% de todas las comidas que se sirven en escuelas, universidades, geriátricos, prisiones, etc. No es más que el resultado de una globalización que se ha extendido desde el desprecio hacia lo campesino, lo rural y consecuentemente también hacia la comida.

Serunion, que factura más de 350 millones de euros al año, prepara cada día 314.000 comidas, es decir: 3'6 menús por segundo.

Serunion, que factura más de 350 millones de euros al año, prepara cada día 314.000 comidas, es decir: 3’6 menús por segundo.

A este paso, que nadie sufra por si habrá o no comida en los próximos años. La comida del futuro será comida a propulsión, menus de formula 1, con sobredosis de gorgojos.

 La Fertilidad de la Tierra. Invierno 2014. Gustavo Duch

Un comentario en “Enfrentados a gorgojos

  1. Y los inspectores se enteraron por la prensa y no a través de la red de alerta que existe para estos casos. Y no quedó má remedio que plegarse a pesar de las quejas presentadasdesde el mebos al más alto de los técnicos a cargo.
    Lo cierto es que esta empresa no siempre lleva la comida desde otro lugar y gestiona cocinas con cocinera también sin problemas.
    Todo vergonzoso

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s