La tomo

La tomo

Frente a mi, se insinúa. Desde la primera caricia, más algún soplo de viento que llega como brisa, voy desprendiendo los tules que la cubren.

Ya está desnuda. Recorro en delicados y lineales mordiscos sus suaves lomas, sus cuevas, sus pozos. Su olor a fruta madura, surgido, flota excitante. El Sol de la mañana colabora con oblicuos roces, que calientan su piel.

Lo percibo. Abierta y provocativa, exige lluvia que para ella segrego sumiso, besándola toda, en regadío de pasión.

Inclinado sobre ella, mis manos con gestos ancestrales abren el camino y en el mantenido abrazo, deposito en lentos y rítmicos movimientos, el porvenir.

Como si fuera volcán, que lo es, estalla.

Como si fuera rio, que lo es, se derrama.

Como si fuera madre, que lo es, pare.

Es el amor con un ser sensual:

el huerto, la huerta.

Gustavo Duch

(*) En favor, con respeto, para L’Horta de València

B8YfuHJCAAEoupr

Un comentario en “La tomo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s