Soberanía para transformarlo todo

Alas de colibríes: epístolas Latinoamérica-Catalunya. La Jornada de México

-El mundo se mueve tan rápido que marea. Para no errar, y mucho menos ser indiferente, se hace importante la ayuda de un amigo. Déjame, Gustavo, saber de ti, tu familia y de cómo ves lo que acontece en Catalunya. La prensa ha dado mucha cobertura a las elecciones de ayer. A mí más me interesa saber cómo lo sienten tú y mi gente de allá. No dudes de mi cariño. Un abrazo caribeño.

–Me alegra saber de ti, querida Luz María, y espero que estés bien. Me vendrá muy bien contarte, para así ordenar también mis sensaciones nada duchas en esta materia, bien lo sabes. En los recientes años la pregunta que tantas veces nos hemos desayunado para no sólo decir, sino cómo hacer otro mundo mejor, ha encontrado en el derecho y la urgencia de recuperar soberanías las respuestas más audaces y solidarias. Así me lo ha hecho aprender la soberanía alimentaria, para asegurar un campo fértil y una mesa suficiente, o su hermana, la soberanía que explica el derecho a decidir sobre tu cuerpo y tu sexualidad, o –en estos tiempos de monopolios– la soberanía energética que busca satisfacer necesidades y no proveer privilegios… y como un paraguas abierto que les da cobertura y sentido, la soberanía popular para autogobernarse, cual concejo campesino bajo el tejo de la plaza mayor. Pues como dicen por aquí, sin soberanía no se pueden hacer políticas de transformación.

concejo1

Concejo Abierto

Y así, ya te conté, sin ser catalanista, simplemente catalán que habla en catalán, escribe en castellano y sueña indistintamente, llegué no hace demasiados años a una postura clara en favor de todas las independencias de cualquiera de los pueblos que la sueñen, para hacer posible esta soberanía, estas soberanías. Unas independencias nacidas para relocalizar un mundo peligrosamente globalizado; hechas para descapitalizar capitalismos que ahogan a la gente en mares mortums y volver a economías cercanas, sostenibles y reales y, en nuestro caso, para salir, cual muchedumbre refugiada, de una UE, sus troikas y sus deudas ilegítimas. Para romper fronteras impuestas y levantar firmes y sólidas relaciones desde la complicidad y el amor. Amiga, ¿cómo podemos soñar cambiar el estado de las cosas sin responsabilizarnos de nuestras decisiones?

Y disculpa, porque me preguntabas por los resultados. No quiero aburrirte con los bostezos que aquí llaman argumentos y son sólo juegos malabares y partidistas con las cifras de ayer. Sólo señalarte dos ideas para mí centrales. La primera, que tú seguro ya has advertido y que no soy capaz de explicar, es que tendremos en el Parlament, independentistas o no, una mayoría de escaños ocupados por posturas claramente neoliberales. Quizás el miedo a la crisis, quizás la educación política, quizás el azote de ésta convertida en show mediático o la invisibilización de la clase obrera y sus referencias ideológicas… no sé.

La segunda es un pero, un pero chiquito, pero esperanzador, modesto, pero histórico. La CUP, independentista, feminista y anticapitalista, sin dejar sus ecosistemas –la calle, el campo y los pueblos– tiene ahora una presencia determinante en el Parlament, para que el anhelo de una independencia que permita cambiarlo todo sea como las corrientes marinas que nunca pierden su propio rumbo y nunca se dejan manejar. Como cantaba Atahualpa, querida, les reconocerías en el lejano mirar, y de hecho a algunas de sus caras más conocidas los conociste, como Gabriela y David, en aquellos años donde compartimos cooperación. Sí, con el internacionalismo de los pueblos y las sin fronteras en las venas, son mayoritariamente gente muy joven con valores tan diferentes al statu quo que se les siente dignos y valientes, que luchan aquí porque quieren ser parte del cambio aquí y allí, que amanecen pensando en Palestina, pues cogieron el sueño con un libro de Galeano, que en la mesita de noche observa cómo con el Twitter se conectan y conspiran solidaridades con el pueblo andaluz, castellano, vasco, kurdo o zapatista. Te cuento, Luz, que canturrean poesía catalana con las notas de Ovidi Montllor y, disimulando, roban de nuestros cajones la música de Paco Ibáñez o Labordeta y aquel disco de Silvio que me regalaste. Así en asambleas, okupaciones de un solar urbano para hacer un huerto comestible y otras desobediencias, ameniza aquello de “hoy voy a fundar un partido de sueños, talleres donde reparar alas de colibríes. Se admiten proscritos, rabiosos, pueblos sin hogar, desaparecidos, deudores del Banco Mundial”.

–Me gusta tu pero, Gustavo. Sospechaba que por ahí irías y me alegro. Me abrazo a esta esperanza. Pienso en lo difícil del camino de los principios y de la dignidad. Sintiéndome tentada a no entender, hago votos por que se mantenga fresca, sin complejos y sin miedo, digna de una tierra engrandecida que se gobierna a sí misma, sin pactos con corruptos por los que sólo se puede sentir vergüenza. Pero no la tienen fácil las muchachas y muchachos.

–No la tienen fácil, Luz, pero la tienen. Ya te cuento. Abrazos anchos.

Gustavo Duch, La Jornada de México, 30 de septiembre de 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s