LOS PEQUEÑOS PUEBLOS SON EL FUTURO

Le Monde Diplomatique. Junio 2013. Gustavo Duch

  1. INSPIRACIÓN DE LA ECONOMÍA CAMPESINA

Nací urbanita, crecí globalizado y me formé productivista. Nací en la ciudad y solo los veranos me acercaban al pueblo de los abuelos. Como decía la televisión, mis vacaciones transcurrían en un lugar antiguo y desfasado. Al crecer fui globalizado por una fuerza aspiradora invisible; la cultura de los EEUU a lomos del caballo de John  Wayne ganó todas las batallas y acaparó todos los terrenos de la vida. Los años de la universidad colmaron  mi mente con sustancias abrasivas  como productivismo, efectividad y competitividad. Con este bagaje, la crisis instalada en Europa se presenta como el desmoronamiento de estos mitos; de sopetón y sin vuelta atrás. Los cowboys eran una fabulosa farsa.

Si los mitos nos han llevado hasta donde estamos, puede que sea el momento de plantear los anti-mitos  ¿Es posible aparcar la efectividad para que circule la afectividad? ¿Cerramos los espacios de competitividad y abrimos puertas de cooperación? Y la pregunta clave, la ruralidad y su cultura -considerada un atraso- ¿guarda en sus esencias verdaderos adelantos?

Observando muchas experiencias  campesinas (algunas de nueva hornada, otras presentes en pueblos y personas que resistieron defendiendo su cultura), se distinguen  algunos elementos centrales y comunes que pueden ser inspiradores para construir nuevos modelos económicos más allá del actual capitalismo neoliberal:

  1. Frente a una economía de escala global, donde el precio del pan de Mozambique se decide en las bolsas de Chicago según lo que un instrumento financiero desee ganar, las economías campesinas se ejercen en espacios reducidos, sin salir muy lejos de los propios pueblos. Planteadas a escala local se asegura que sus impactos se viertan sobre el propio territorio, como primer paso para garantizarle autonomía. Una forma de hacer que nos indica la importancia de  ‘relocalizar la economía’ generando  células completas donde la vida se vive y se reproduce.
  2. Si en el actual delirio, el 90% de la economía es financiera por sólo un 10% de economía  productiva, ¿no debe el sector primario con una economía tangible (y comestible) volver a ser, como su nombre indica, prioritario? En cualquier economía campesina el ingrediente principal han sido siempre las propias actividades agropecuarias dirigidas a la producción de un bien fundamental, la comida. Además, para los países industrializados donde el campesinado no alcanza ni el 5% de la población activa, impulsar el sector primario supondría generación de empleo, equilibrio económico y menos dependencia agrícola de un mercado global disparatado.
  3. Otra de las dificultades del  modelo económico reinante es la falta de diversificación. Todos los huevos se ponen en cesto de la construcción o del turismo, por ejemplo. En la agricultura capitalista ocurre miméticamente lo mismo, se apuesta por monocultivos que producen bienes para una cadena de montaje fuera de control. En cambio, las economías campesinas que han sabido perdurar en el tiempo se diseñan en paisajes de policultivos, buscando una buena diversificación productiva, generando resiliencia y seguridad. Tomemos nota.
  4. En una comunidad o familia campesina, las actividades productivas  buscan prácticas ensambladas a la Naturaleza, de la que se sienten parte. La observan y comprenden para imitarla en sus agroecosistemas, produciendo según sus ritmos. Las bases ecológicas de este modelo económico consiguen resolver el reto de la sostenibilidad: obtener alimentos de la tierra y el agua sin agotar sus capacidades. Frente a economías lineales donde se generan desperdicios y se pierde energía hay que pensar en sistemas que funcionan circularmente, mimetizando los sistemas vivientes, donde nada se desperdicia, donde todos los materiales siguen fluyendo. Lo que se produce hoy será un recurso para mañana ¿Aprenderemos esta lección?
  5. La economía al servicio de la gente gusta de cuantas más manos mejor. Si la economía capitalista y febril renuncia a la mano de obra o bien la esclaviza para sus mejores rendimientos, en las culturas y formas de hacer campesinas ha primado la ocupación de la mano de obra familiar o comunitaria, en condiciones de dignidad. Si en una misma finca campesina se pueden producir más o cultivar más tierras se hace en base a más gente, como una olla con más cocido para alimentar  a más personas.
  6. En el mundo rural, la sabiduría necesaria para que la receta salga sabrosa, ha sido siempre fruto de la observación, la experimentación y del intercambio de ideas y saberes con otras personas y regiones. La varita mágica de los avances tecnológicos que alguna Ciencia ha querido imponer en el campo como la solución a todo, se demuestra que escapa al control de las propias personas y no es más que una fórmula para ejercer el poder.
  7. La cooperación social es un elemento clave a recuperar, como las tradiciones propias de muchos pueblos de compartir el trabajo –levantar una casa, limpiar unos montes u organizar una siembra. La competitividad, que no es propia de estas cocinas, se reduce al juego de cartas en la taberna. Aunque para las mentes colonizadas de capitalismo nos sea difícil de entender, si miramos al medio rural podremos reaprender que la mejor fórmula para la gestión de los recursos naturales, agua, tierra, montes, etc. es la gestión comunal de los mismos.

campesinosY sumadas estas características, apreciamos cómo durante siglos las comunidades rurales de todos los lugares del mundo, con su propia institucionalidad, han ejercido el control de su propia economía y devenir. Han alcanzado autonomía y libertad. Por esta razón cuando el sistema capitalista ha arremetido contra los pueblos campesinos, el grito enarbolado para recuperar el control colectivo de la agricultura es la defensa de la ‘Soberanía Alimentaria’. ¿No es el déficit de la Soberanía de los pueblos uno de los elementos a recuperar en cualquier economía?

Lo urbano, lo productivo y la globalización han llegado al final de su carrera, dopados como esos ciclistas que también fueron mitos a los que rendimos culto. Por eso, aunque no todas las comunidades campesinas, ni toda la historia y experiencia de su economía es perfecta y admirable, tomarlas como referencia de una nueva economía social y solidaria cobra un sentido indiscutible. El gusto por el  buen sabor de recetas comestibles que han pervivido durante muchos miles de años, y sin duda, están pensadas para seguir perdurando.

  1. LOS PUEBLOS PEQUEÑOS TIENEN FUTURO

Al acabar una charla donde mejor o peor intenté trasladar los arriba mencionados valores de la economía campesina, un profesor de filosofía levantó la mano para explicarnos que, estando de acuerdo con el análisis, el primer paso era repensar la Política. Sí, con mayúsculas y en su totalidad, pues hasta el tiempo de la Grecia clásica, dijo, tenemos que retroceder para entender que ya allí se menospreciaron a los pequeños núcleos o pueblos. Política, es la administración de la polis, la ciudad.

Desde luego  si revisamos el papel de la mayoría de administraciones del Estado español, observamos como sus esfuerzos tienen una forma de pensar y actuar radicalmente opuesta a poner en valor al mundo campesino y rural. Bien por causa de una ceguera descomunal, bien por acabar con vestigios de autonomía, en los últimos años se están sucediendo una combinación de leyes, recortes y proyectos claramente dirigidos a finiquitar la vida en los pequeños pueblos.

Los recortes, la medida estrella para capear esta crisis, inciden directamente en muchos ámbitos del día a día de los pequeños pueblos, llegando a limitar o excluir a su población de algunos Derechos Sociales fundamentales. Los cierres de las escuelas rurales en pequeños municipios son una privación del derecho a la educación; y en muchas ocasiones es el trámite final para la defunción de un pueblo. Los recortes en salud que han cerrado muchos pequeños centros sanitarios comarcales o han eliminado servicios de urgencia, obligan a recorrer algunas distancias que, con el déficit de transporte público también recortado, son la diferencia entre una atención a tiempo o no.

La nueva Ley de Ordenación Territorial diseñada para acabar con los modelos de gobernanza local, como los concejos abiertos, especialmente significados por permitir una gestión del territorio por parte de los propios vecinos y vecinas, es otra medida que disfrazada de ‘búsqueda de eficiencia’, conduce al desmantelamiento del mundo rural. El objetivo indisimulado, como ya se está viendo en muchos lugares, es poner a la venta aquellos bienes comunes que estas pequeñas administraciones gestionaban, como los montes públicos y otros espacios naturales.

Pero también los proyectos presentados como grandes soluciones para salir de la crisis son un ataque a los territorios rurales. El ‘fracking’ o la búsqueda mediante perforaciones y fractura de roca para la obtención de gas, si se lleva adelante, será a costa de tierras agrícolas; las intenciones de extraer uranio en Catalunya u oro y plata en Galicia con minas a cielo abierto arrasarían con el patrimonio natural, cultural y paisajístico, contaminando el entorno y poniendo en riesgo la salud de las personas de sus alrededores, es decir, la población que vive en los pueblos; los planos de todos los nuevos megaproyectos del tipo Eurovegas y otras locuras siempre se trazan sobre territorios aptos para la agricultura o la ganadería; o la instalación de cementerios nucleares son algunos ejemplos.

Si a un paciente enfermo, como nuestros pueblos, con décadas de políticas agrarias  al servicio de terratenientes y agroindustria, con altos índices de despoblación y una población muy envejecida, se le acosa con patógenos tan malignos, su futuro es muy complicado. Por eso la propia población de los pueblos en el Estado español se está progresivamente organizando.

Con el lema ‘los pueblos pequeños tienen futuro’, diferentes colectivos rurales unen sus voces indignadas ante estos ataques, pero en un ejercicio re-aprehendido  de Soberanía, da un paso más y detallan y explican a la sociedad sus propias propuestas para defender y cuidar lo más valioso y sensible de los pueblos: la vida.

Cuatro son las líneas definidas en algunos de los encuentros recientemente organizados, a mi parecer todas ellas en sintonía con su propia cultura campesina. Primera, defender el estilo propio de la organización rural, variadas fórmulas participativas de la propia comunidad, por pequeña que sea; a la vez que apostar por lo comunitario en la forma de hacer y de vivir. Segunda, hacer posible una medicina rural con rostro humano, y aprovechar las competencias que da la ley a los municipios para diseñar una atención integral a la sanidad y a la salud. Tercera, hacer del derecho a la educación una praxis liberadora. Y cuarta, un compromiso desde lo colectivo para procurar no un estado del bienestar sino un estado de solidaridad.

La lucha de los pequeños pueblos por asegurarse un futuro nos advierte que los pequeños pueblos, sus modos de vida y convivencia, sus economías y sus culturas, son el futuro.

26 comentarios en “LOS PEQUEÑOS PUEBLOS SON EL FUTURO

    • La ciudad fue un foco de atracción para mucha gente que, cansada de las duras labores del campo, busco mayores ingresos para tener un mejor nivel de vida, así que durante la revolución industrial se traslado mucha gente a las ciudades buscando un trabajo metal mecánico; en ese momento se llenaron muchas vacantes, se crearon nuevos puestos de trabajo y aumento la demanda de productos y el comercio, por lo que también las mujeres tuvieron la oportunidad de trabajar en las ciudades. Pero fue tanta la migración, que las ciudades tuvieron un crecimiento desmedido, donde se ha hecho difícil dar buenos servicios a tanta población, mientras el campo quedo carente y necesitado de mano de obra calificada para dar de comer a todos los ciudadanos.

      Ya evolucionamos, en esta nueva era de la tecnología se redujo el trabajo mecánico a un mínimo, estamos comunicados con el mundo usando nuestro móvil y cualquier empresa se puede administrar a través de un ordenador; ahora es el momento de regresar al espacio amplio donde muchos nacimos, crecimos y de donde salimos un día; el campo ofrece ahora mejor calidad de vida, menos estrés, horarios flexibles y manejables, mas tiempo para la vida familiar y contacto con la naturaleza, sin perder la conveniencia de la tecnología global.

      En en campo esta el futuro y deberíamos hacerlo nuestro presente, desarrollando una de miles de actividades agro empresariales que aun nos ofrece la naturaleza en su generosidad..

  1. El modelo capitalista salvaje, tatcheriano, reaganiano, friedmaniano, neoliberal, o también conocido como ” si eres tonto, problema tuyo”, muere de éxito, sin contrapesos, se impuso el pensamiento único, el dios mercado se fue de vacaciones, cuando los oligopolios imponen precios a lo que compran y venden. No es el fin de un ciclo más, es el fin. Los ciclos son simplemente períodos de expansión y contracción de la economía. Los de expansión se producen con “dinero barato”, para incentivar el consumo. El dinero circulante nunca es suficiente para pagar deudas anteriores debido a los intereses, los bancos no prestan su dinero, lo”fabrican” con nuestras deudas, contabilizándolas como “activos”. Podemos afirmar que “el dinero es deuda”, completamente virtual, y con el 5% de la masa monetaria “respaldada” en papeles de colores, el resto son números anotados en ordenadores, y con el mundo debiéndose a si mismo 5 veces su PIB, ( tener el privilegio de fabricar dinero es muy goloso). Podemos decir que es el fin del ridículo crecimiento infinito.
    No creo equivocarme al decir que es el fin, y esto se soluciona únicamente con soberanía, alimentaria, de la información, de los puestos, colaborando y no compitiendo.
    Perdón por el testamento amigos, pero estoy hasta las narices de escuchar, que “hasta que no fluya el crédito, no….” El homoempufabilis está en vías de extinción, por ahí no, no, no y no más cadenas. Rompámoslas con la cooperación, la autosuficiencia y soberanía alimentaria en primer lugar.

  2. Actualmente se habla d suprimir diputaciones provinciales y agrupar pueblos.Efectivamente las Diputaciones son algo artificial y administrativo del siglo XIX.
    Agrupar pueblos hara que sean apendices d otros mad grandes.
    La comarca es un ente natural.
    Desaparezcan las Diputaciones y esteestructura
    Desaparezca la Diputación per no se agrupan pueblos

  3. Actualmente se habla d suprimir diputaciones provinciales y agrupar pueblos.Efectivamente las Diputaciones son algo artificial y administrativo del siglo XIX.
    Agrupar pueblos hara que sean apendices d otros mas grandes.
    La comarca es un ente natural.
    Desaparezcan las Diputaciones y tengan representación en
    las Comarcas
    agrupan pueblo
    s

  4. Actualmente se habla d suprimir diputaciones provinciales y agrupar pueblos.Efectivamente las Diputaciones son algo artificial y administrativo del siglo XIX.
    Agrupar pueblos hara que sean apendices d otros mas grandes.
    La comarca es un ente natural.
    Desaparezcan las Diputaciones y tengan representación en las Comarcas proporcionalmente a su población pero con derecho a decidir y opinar.
    No perderían su idiosincrasia

    arcas
    agrupan pueblo
    s

  5. Cuando era muy niño, conocí finquitas pequeñas con una diversidad impresionante en pequeña escala;las familias campesinas no ricos, gozaban la yuca, el plátano, gallinas, maíz, frutales, cerdos, fríjol, cebolla, zanahoria, etc; se daba buenísima empatía y intercambio de productos del campo entre vecinos, había soberanía alimentaria, conservación de semillas; es decir, una hermosa autosuficiencia alimentaria, (sin QUÍMICOS Y VENENOS) LA MEMORIA ANCESTRAL se fué perdiendo en la medida del desarrollo y globalización del capitalismo salvaje, donde desgraciadamente el campesino ” TIENE QUE IR AL MERCADO A COMPRAR ALIMENTOS DEL CAMPO PRODUCIDOS CON TÓXICOS ALTAMENTE PELIGROSOS ” Hemos perdido el camino inducido por el bombardeo alienante de los medios dominados por el capitalismo SALVAJE. Los poblados pequeños daban la oportunidad para que la comunidad intercambiara con más positivismo y se compartiera lo que era necesario para todos y se llevara una vida más sana, las grandes urbes anidan hoy MUCHÍSIMOS PROBLEMAS Y CONFLICTOS PORQUE existe indiferencia, individualismo, desigualdades, injusticia.

  6. Soberanía, para mí es autogestión, los pueblos deben decidir si se agrupan en torno a una anacrónica diputación, en tribus, o consejos de ancianos, hablar montañés, bable o inglés si lo desean. A mi modo de ver es irrelevante la división territorial, es la hora de la soberanía, de la información, monetaria, de la alimentación, y de los pueblos con su derecho a decidir, para plantar cara a una globalización, que nos hace comer, vestir, leer, ver la misma tele en todo el mundo, y nos somete a una sofisticada dictadura. Cada uno sabrá como agruparse, somos gregarios por naturaleza, lo fuimos por supervivencia hasta hace nada, el individualismo, es un invento reciente, y nadie debe decirnos cómo organizarnos, cooperando lo lograremos, compitiendo jamás.

      • Gracias Samy, los nativos del Cono Sur, deberíamos ser expertos ya que desgraciadamente fuimos pioneros, en probar amargas recetas, las podemos desmentir una a una. Un saludo desde el otro lado del charco, y a luchar contra el ” oro verde”, no se puede permitir que la soja transgénica envenene Argentina.

  7. «De la piel para dentro empieza mi exclusiva jurisdicción. Elijo yo aquello que puede o no cruzar esa frontera. Soy un estado soberano, y las lindes de mi piel me resultan mucho más sagradas que los confines políticos de cualquier país.»

  8. No es solo que los pueblos son el futuro, sino que debemos re-aprender como integrarlos con la naturaleza que los envuelve, reencontrar la armonía perdida que siempre las infinitos pueblos y culturas que han cohabitado el planeta han sabido encontrar.

  9. Estoy de acuerdo con esta nueva píldora reflexiva de Gustavo. Deliciosa y contundente, como siempre. Ayer defendí mi tesis doctoral -apto cum laude- cuyos resultados dan la razón a Gustavo. Ya veis, una década de estudio de las razones del desarraigo rural a través de la observación de las representaciones sociales de la ruralidad, para llegar al mismo sitio que Gustavo: la ruptura de la dominación simbólica en la relación dialèctica urbano-rural.
    Duch lo sintetiza en una hoja, pero si os apetece entreteneros en un rollo académico, aquí tenéis lo mismo, pero en 360 páginas: “El ball de les fadrines: raons i discursos del desarrelament femení en la ruralitat valenciana”. Josep Pérez

  10. Pingback: Los pequeños pueblos son el futuro

  11. Me parece, un muy interesante y sobre todo certero artículo.
    Es la única forma de enfrentarnos al testarudo capitalismo que continúa colgado del abismo, como si el desastre atroz, al que nos ha llevado, no fuera con él.

  12. Pingback: LOS PEQUEÑOS PUEBLOS SON EL FUTURO

  13. Pingback: Desarrollar economías locales | Disenso

  14. Seamos incluyentes, no nos dividamos; también mucha gente que vivimos en las ciudades queremos “otra economía”, una que ponga al individuo en el centro y esté basada en valores. Una alternativa al capitalismo salvaje. Para muchos esto es algo más que aspiración o visión utópica, estamos incorporando un Triple Balance -profit, planet, people- en nuestras propias vidas.
    Gestores de ayuntamientos, empresas, profesionales, os recomiendo empezar por conocer “La Economía del Bien Común” http://www.youtube.com/watch?v=U4tL4eS–XM y, si os suena bien, caminar con quienes estamos diseñando servicios y empresas para un mundo distinto con plena convicción.

  15. el estrés de las ciudades, la contaminación de los coches,la rutina impuesta por todos los reglamentos, por todos los alimentos procesados, y muchas cosas más los pueblos serán los mejores vivideros en el futuro,donde la era del conocimiento y de la in formación nos facilita estar más en convivencia con la naturaleza, que no esa era industrial que trajo masas de personas a glutinarse en las ciudades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s