Manual de Agroecología

La Fertilidad de la Tierra. Junio 2013. Sembrando Tempestades. Gustavo Duch
 

Cuando tenga decidido ponerse a cultivar, el primer año se recomienda sentarse dos veces al día frente a la tierra escogida. Observe atentamente como los rayos del Sol inciden en las primeras y en las últimas horas. Anote donde los pájaros gustan de picotear y si algunos anidan cerca. Sienta los olores que desprende la tierra en primavera y los compara con las fragancias del invierno. Un año completo para creer en la tierra y su infalibilidad. Un año para sentirse a gusto con ella y entenderla; nada más.

El segundo año, o quizás un poco más, será fundamental y Usted demostrará generosidad para con la tierra. Sin pedirle nada de nada es el momento de abonarla con la mejor materia orgánica disponible, bien compostada, al dente. A diferencia de los fertilizantes químicos que microasesinan la vida que la tierra guarda, los abonos naturales son inversiones que no agotan ni se agotan. Tenga en cuenta, además, que numerosas experiencias han demostrado científicamente que disfrutar en este proceso mejora significativamente los resultados.

CertifDurante todo este tiempo es probable que muchas personas -y algunas con gran experiencia- al pasar por su futuro huerto se rían de sus métodos y le digan que está perdiendo rentabilidad. Se recomienda entonces abrir largos diálogos con ellas para compartir su proyecto, en el que las ganancias serán alimentos sanos, salud para la Naturaleza y activación de las economías y los afectos locales. No es fácil pero de nuevo, nos consta, que siempre es posible.

Finalmente llega el momento de iniciar los cultivos que siempre atenderán a las necesidades de su hogar y de la población local. No es el momento de tener grandes expectativas, sino cuidado y paciencia, porque como cualquier otro embarazo, ella –la tierra- todavía necesita más que usted. Agua, Sol y su presencia confiada y atenta son los nutrientes requeridos en esta fase de gestación.

Es más tarde cuando, en un momento impredecible, la tierra se revuelve, toma fuerza y, sin que se sepa cómo se inicia un intercambio solidario entre ella, la tierra/Tierra, y nosotros, sus semejantes.

Así lo explica Vicent Bordera, hacedor de muchas huertas y muchos más hortelanos y hortelanas. «Hay que aprender a respetar antes que a exigir. Lo demás, viene todo rodado. No temas, tendrás producción y será sana. No será exuberante, pero asombrosamente constante. Superará los inconvenientes climáticos; plagas y enfermedades serán problemas ocasionales de los que te podrás desprender con facilidad. Y sobre todo tú, tú te sentirás una persona con más vida»

—-Olvidarnos de cómo cavar la tierra y cuidar el suelo es olvidarnos de nosotros mismos. Mahatma Ghandi—–

————————————————–

Recitado en El bosque habitado, de Radio3, [audio https://dl.dropboxusercontent.com/u/291249/manualdeagroecologia.mp3]

La amabilidad de Davide Marco Giachino, lo cuenta en italiano. aquí

14 comentarios en “Manual de Agroecología

  1. Me ha gustado mucho el artículo y la frase: “Hay que aprender a respetar antes que a exigir”. Aplica a todo organismo y ser vivo y qué diferente de lo que hemos mamado desde niños. Gracias!

  2. Pingback: Para empezar… | Huerto agroecológico

  3. Efectivamente. Una sana relacion de los elementos naturales, con el hombre incluido como otro mas interactivo… mejora los flujos energeticos antes que créer que aumento de cantidad puede acelerar una calidad de ciclo telurico… Desconsiderando planeta/ sistema solar y todos los seres asi animados…

  4. Olvidarnos de labrar la tierra es olvidarnos de nosotros mismos. Precisamente es la desconexion con la MADRE TERRITORIO la causa de la crisis civilizatoria.

  5. Pingback: Breve “Manual de Agroecología”, enorme en Sabiduría | Centro de Sostenibilidad de Aranjuez

  6. Apostemos que en el mundo entero hayan mas agricultores y agricultoras que cultivan la tierra con amor a la vida, con respeto a la naturaleza que inunde el mundo con alimentos sanos y acabe con el hambre. Viva la SOBERANÍA ALIMENTARIA.

  7. Gracias Gustavo, en mejor momento no me puede llegar, hace dos meses que “aterricé”, en la tierra de mis ancestros, con mucha ilusión, sólo quiero ser rico: comer, dormir tranquilo con mi compañera, y cultivar una pequeña huerta. Vengo sin billete de vuelta, no sé lo que tardaré, pero no me importa. Son muchos los que intentan hacerme dudar: pero no le vas a “sulfatar”? Le llaman sulfatar, tanto a pulverizar caldo Bordelés cómo herbicidas, y esos caminos entre bancales? Son un desperdicio, mi cuñado, pero es pequeño, para empezar vale, y cuándo quieras crecer. El vecino, pero sin fertilizante aquí no…. Mi hermana sin luz eléctrica es imposible…
    Gracias nuevamente, ya me estoy sintiendo” rico”.

  8. Pingback: Manual de Agroecología | Maribel

  9. Muy importante su AGROECOLOGICAAMBIENTAL REFLEXION!!!!! . Ya es momento que los pueblos de la MADRE TIERRA le den el mayor respeto que ella se merece……..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s