La larga lista de la compra

con Miquel Ortega, coordinador político en España de la campaña Ocean 2012

El Periódico de Catalunya, 11 de septiembre de 2010.

Dicen que apenas usamos dos segundos antes de decidir qué producto seleccionamos en una estantería del colmado, y que en muy escasas ocasiones manejamos más de cuatro o cinco criterios. Los más usuales son el precio, el aspecto general, la cantidad que contiene el paquete y la fiabilidad, es decir, que estemos seguros de que lo que compramos será similar a lo de otras ocasiones. Todo en dos segundos.

Entonces, ¿qué espacio resta para la compra responsable, en la que incluimos además una diversidad de criterios sociales y ambientales? Por ejemplo, ¿se garantizan los derechos laborales de todas las personas en la cadena de producción? ¿Se elabora el producto teniendo en cuenta las mejores prácticas ambientales posibles? ¿Se favorece una justa redistribución de la riqueza entre todos los actores?

Supongamos que queremos comprar un poco de pescado. Veamos unas recomendaciones para una compra responsable.

1.Algunos caladeros están altamente sobreexplotados y lo mejor sería que no se pescara en ellos durante un tiempo para favorecer su recuperación. También debemos ser prudentes con especies sobreexplotadas como el atún rojo, el bacalao de profundidad o diversos tipos de tiburones. Sería adecuado entonces llevar a la compra las listas del WWF o Greenpeace con esta información.

2.Debemos controlar no comprar pescados de tamaño insuficiente, algo un tanto complicado dado que el tamaño mínimo cambia ligeramente según la pesquería (por ejemplo, en el Cantábrico y el noreste el bacalao debe ser superior a los 35 centímetros, las doradas a 19, la merluza europea a 27, los boquerones a12…). Pero se puede solucionar si llevamos con nosotros una regla y un listado de tamaños mínimos para salvar a los pezqueñines.

3.En teoría, las pescaderías deben señalar la procedencia del pescado (lamentablemente, hay que decir que en muy pocas ocasiones lo cumplen), lo que es también un factor importante en nuestra elección¿. ¡No querrá usted comprar un pescado obtenido del Sáhara ocupado o que haya contribuido a desastres ecológicos, como la perca en el lago Victoria!

4.Tampoco queremos ser cómplices en nuestra compra de las compañías transnacionales que no garantizan los derechos laborales de sus trabajadores, como sucede, por ejemplo, en el sector salmonero de Chile. Esta vez la solución es un poco más complicada, porque pasa por preguntar amablemente al pescadero -suponiendo que lo sepa- quién ha realizado la pesca, o exigir a asociaciones de consumidores y usuarios que presionen para que esta información sea obligatoria. Pero no parece una solución a corto plazo.

5.En el etiquetado debemos fijarnos en el método de producción/captura utilizado, ya que en ocasiones -como es el caso de la dorada- el pescado puede ser de piscicultura o de pesca extractiva, con diferentes impactos ecológicos a valorar. Y más difícil aún: para algunos pescados existen diversos métodos de captura alternativos, con desiguales implicaciones en el ecosistema marino, desde las más perjudiciales, como las redes de arrastre o de enmalle, a las mucho más ecológicas artes pasivas.

Difícil, difícil¿ Todo apunta a que tendremos que ir a la pescadería con una mochila cargada de documentos, reglas, lupa, paciencia… y quizá volveremos a casa con muy poco. Por eso algunas organizaciones promueven la certificación de la pesca, desplazando así todas estas revisiones a organismos externos. La certificación más conocida es la Marine Stewardship Council (MSC), aunque no está exenta de polémicas. Otra fórmula es optar por comprar principalmente pesca de proximidad (de especies quizá con más espinas pero igualmente gustosas y más baratas), con la confianza de que no son especies sobrepescadas ya que la cercanía entre el recurso pesquero y el pescador lleva a este a actuar responsablemente para mantener su medio de vida.

Pero -y esto es muy propio de nuestro sistema económico- ¿no caemos los consumidores en la trampa de responsabilizarnos y culparnos en exceso de aspectos que pertenecen a las esferas políticas? La única manera de garantizar una compra responsable es que todos los productos pesqueros a disposición del público sean gestionados responsablemente antes de llegar al punto de venta. O lo que es lo mismo, que la mayor parte del peso de la mochila sea gestionado a través de una buena legislación de pesca y la voluntad de cumplirla, dejando al consumidor o consumidora solo el margen de escoger entre lo bueno y lo excelente. Necesitamos ante todo modificar las políticas actuales y, consecuentemente, que las buenas prácticas monopolicen el mercado. Así podríamos ir fácilmente con la mochila vacía a comprar y volver con la cesta llena.

4 comentarios en “La larga lista de la compra

  1. Si dejamos a los políticos que sean ellos quienen hagan el trabajo de seleccionar los productos antes de que lleguen al colmado estamos apañados (desde luego lo que está claro es que ése es su trabajo o debería serlo). Los grupos de presión a sueldo de las multinacionales son los que marcan las leyes, hay multitud de ejemplos que lo confirman.
    El poder del consumidor está en la información, y desgraciadamente hoy en día la oficial está muy manipulada.

    Un saludo

  2. DESDE LA MIRADA DE UN CHILENO TERCERMUNDISTA TODO LO DICHO O ESCRITO AQUI ES UTOPICO CREO QUE SE DEBE PARTIR POR UN ETIQUETADO CORRECTO DE LOS ALIMENTOS ENVASADOS QUE NO SEÑALAN SI CONTIENEN ALIMENTOS MODIFICADOS GENETICAMENTE PERJUDICIALES PARA LA SALUD CONTAMINANTES DEL MEDIO AMBIENTE LA CRIANZA DE SALMONES NO BENEFICIA A LOS TRABAJADORES LO MISMO QUE LAS EMPACADORAS DE FRUTOS TODO ESTO BAJO UN SISTEMA POLITICO PERVERSO QUE NOS RIGE HACE MUCHO TIEMPO SOLO HA FAVORECIDO AL 10%DE LAS FAMILIAS QUE SON LAS QUE GOBIERNAN Y TIENEN EL PODER ECONOMICO Y LAS TRANSNACIONALES NO RESPETAN NADA ENTRE ELLAS LA BANCA ESPAÑOLA QUE MANEJA GRAN PARTE DE NUESTRO SISTEMA FINANCIERO ENTONCES QUE PODEMOS HACER?????????????

  3. Hola!
    Interesante artículo.
    Como bién dices Gustavo, La oficina “del estado” está bastante corrompida” gracias a las tretas de las multinacionales. Pienso que cada país debiera educar al ciudadano más en temas de consumo, pues muchos programas existen y son hasta gratis de poner en la tele. Lo malo es que en España este tipo de programas o documetales son en la TVE2 y a las 3 de la madrugada. Mientras el estado siga dejando que programas de verdulería callejera rijan y distraigan al resto de la población y no inciten al ciudadano de a pie a ser más consciente de lo que consume, me parece que seguirá siendo más importante para la sociedad española saber si gana el Madrid o el Barca el domingo que si el pescado que se comen ese día es de acuicultura alimentado con pienso de de maiz modificado genéticamente……
    La putada es que hay muchas formas de hacer consientes a los consumidores “a ser más conscientes”, pero de alguna manera no es rentable para el estado, sin consumo a doquier (con productos que no se rigen por un mercado justo) no hay más “iva” que meter en las arcas del estado, por lo que el propio estado desde aquí ya es corrupto hasta las cejas….
    Saludos
    Pepillo

  4. Pingback: A longa lista da compra – agrelar

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s